domingo, 11 de septiembre de 2016

Estudio de Opinión del alumnado de bajo eléctrico y guitarra eléctrica de los conservatorios canarios

    El estudio basado en una encuesta dirigida al alumnado de bajo eléctrico y guitarra eléctrica de los conservatorios canarios pretende analizar la opinión de este grupo de estudiantes.

Objetivos:
- Conocer la opinión del alumnado de bajo eléctrico y guitarra eléctrica en relación con las enseñanzas de música moderna impartidas en los conservatorios profesionales y en el Conservatorio Superior de Música de Canarias
- Analizar el grado de satisfacción del alumnado de los distintos conservatorios y comprobar si existen notables diferencias de opinión entre diferentes grupos

Metodología, Procedimiento y datos de la Muestra:
    Para el estudio de opinión del alumnado se ha empleado una metodología de tipo descriptiva, basada en la técnica de observación indirecta mediante un procedimiento de encuesta; asimismo, hemos aprovechado nuestra situación como docente en el CPM de Las Palmas de Gran Canaria y como estudiante en el CSMC (en la sede de Tenerife) para establecer un contacto regular y cercano con el profesorado y el alumnado de los conservatorios de ambas provincias; por ello, creemos poder servirnos de la información obtenida mediante la observación indirecta y analizarla desde nuestro enfoque.
    Se ha definido la población a encuestar integrada por el alumnado de bajo eléctrico y guitarra eléctrica de las Enseñanzas Profesionales y de las Enseñanzas Superiores de los conservatorios de Canarias: en ningún caso se ha elegido de antemano una muestra representativa ya que la población formada por el alumnado citado no es muy numerosa; en todo caso, se ha intentado conocer la opinión del mayor número posible de estudiantes. Finalmente, la muestra representativa se construyó en base al total del alumnado dispuesto a participar voluntariamente en la encuesta.
    Con el propósito descrito en los objetivos, se ha diseñado un cuestionario como instrumento orientado a recabar los distintos puntos de vista del alumnado en diversas cuestiones relacionadas con el presente trabajo; nos ha parecido la fórmula indicada para obtener el tipo de información deseada. Aunque nuestro cuestionario está constituido principalmente por preguntas que ofrecen tres o cuatro posibilidades de respuesta, hemos incluido un espacio para la opinión libre; de este modo, hemos aportado una nueva dimensión cualitativa al estudio.
     En un primer intento se envió un formulario vía Web a un primer grupo de 27 estudiantes, sin embargo se recibieron solo 11 encuestas perfectamente cumplimentadas; unos pocos estudiantes comentaron tener dificultades para visualizar el cuestionario. En cualquier caso, el número de respuestas recibidas fue mucho menor de lo esperado por lo que se decidió poner en marcha otra táctica. La nueva estrategia consistió en entregar un nuevo formulario —en mano— a estudiantes de guitarra eléctrica y bajo eléctrico matriculados en el Conservatorio Profesional de Música de Tenerife, el Conservatorio Profesional de Música de Las Palmas de Gran Canaria y el Conservatorio Superior de Música de Canarias; en algunos casos se entregó un determinado número de copias de la encuesta al docente de la asignatura instrumental al que se pidió, además, incluir una referencia de identificación del estudiante encuestado para evitar una posible duplicación. Los nuevos formularios se entregaron por etapas desde el mes de febrero hasta el mes de abril de 2016 con la idea de que fueran cumplimentados libremente por los estudiantes cuando quisieran. Se procedió al acopio de datos (una vez cerrado el plazo de entrega el 14 de mayo de 2016) en base a una equilibrada distribución del alumnado de los distintos centros. Después de obtener la información, comenzamos a organizarla, a realizar los primeros gráficos y cálculos en términos de porcentajes; además, descubrimos diferencias de opinión entre dos grupos distintos, circunstancia ésta que nos llevó a investigar tanto las diferencias como las coincidencias. 

Análisis de los datos obtenidos en la encuesta:
     El alumnado encuestado está formado por un total de 25 estudiantes de guitarra eléctrica y bajo eléctrico del CPM de Las Palmas de Gran Canaria, el CPM de Tenerife y el CSMC. De los 25 estudiantes encuestados, 8 están matriculados en el CPM de Tenerife; 7, en el CPM de Las Palmas; 4, en el CSMC en la sede de Tenerife, y 6 en el CSMC en la sede de Gran Canaria.


     El 56 % del total encuestado son estudiantes matriculados en los dos conservatorios profesionales de Canarias; el 44 % restante son estudiantes del CSMC de ambas sedes territoriales. El 40 % del alumnado participante estudia bajo eléctrico y el 60 % estudia guitarra eléctrica. Estos resultados han sido extraídos de las dos primeras preguntas de la encuesta.
      El alumnado de bajo eléctrico encuestado representa el 50 % del total del alumnado que ha cursado las enseñanzas en esta especialidad o modalidad durante el período académico 2015-2016; el alumnado de guitarra eléctrica encuestado representa el 45 % del total del alumnado que cursó esta especialidad durante el mismo período.

Pregunta nº 3 de la encuesta: ¿Cree que la enseñanza musical recibida en el conservatorio le ayudará a desarrollarse en alguna de las alternativas profesionales vinculadas a la música?
     En términos generales, un 48 % del alumnado opina que la enseñanza recibida en el conservatorio le ayudará mucho; un 28 % opina que le ayudará algo; por otro lado, un 20 % opina que le ayudará poco, y el 4 % opina que la enseñanza recibida no le ayudará casi nada. Sin embargo, existen notables diferencias de opinión entre el alumnado de los conservatorios profesionales y el del CSMC. Entre los encuestados del CSMC, el 30 % opina que la enseñanza recibida le ayudará mucho; otro 30 % que le ayudará algo, y el 40 % restante, que la enseñanza recibida le ayudará poco a desarrollarse en alguna de las alternativas profesionales vinculadas a la música. Por otro lado, el 53 % del alumnado de los conservatorios profesionales opina que la enseñanza recibida le ayudará mucho; el 33 % cree que le ayudará algo; el 7 % opina que le ayudará poco, y otro 7 % cree que casi nada. Puede concluirse que la valoración de la enseñanza recibida es mayor entre el alumnado de los conservatorios profesionales con un porcentaje del 86 % de opinión favorable en mayor o menor medida (los que opinan “mucho” y “algo”), frente al 60 % de estudiantes del CSMC con esta misma opinión.

Pregunta nº 4: ¿Se siente representado como miembro de la comunidad educativa en su centro de estudios?


     Según se observa, un porcentaje importante del alumnado de los conservatorios canarios, un 60 %, opina sentirse poco o nada representado como miembro de la comunidad educativa; un 32 % opina sentirse representado en mayor o menor medida; por último, el 8 % no contesta. Se deduce de estos datos que la mayor parte del alumnado no se siente partícipe (en la medida que desea) como parte de la comunidad educativa. Esta circunstancia estaría en conflicto con las nuevas concepciones educativas en las que el alumnado ha de tomar las riendas del proceso de aprendizaje. Dentro del grupo de encuestados que opina sentirse poco o nada representado (el 60 %) hemos encontrado una diferencia significativa dada entre el alumnado del CSMC y los estudiantes de los conservatorios profesionales con relación a la respuesta escogida. En base a nuestros datos, el 50 % del alumnado del CSMC ha elegido mayoritariamente respuesta “Nada”, frente al 53 % del alumnado de los conservatorios profesionales que ha preferido mayoritariamente la respuesta “Poco”. Aunque con las dos respuestas se estaría indicando no sentirse representado en la medida deseada, la respuesta “Nada” indicaría un mayor grado de descontento.

Pregunta nº 5: ¿Debe la enseñanza del bajo eléctrico y la guitarra eléctrica asumir un currículo específico adaptado a la música moderna y el jazz?

   

Según los resultados, la mayoría de los estudiantes (el 88 %) opina que la enseñanza del bajo y la guitarra eléctrica debe asumir un currículo específico adaptado a la música moderna y el jazz. 

Pregunta nº 6: ¿Estudia improvisación en la asignatura de instrumento? 
El 92 % del alumnado de guitarra eléctrica y bajo eléctrico encuestado estudia improvisación en la asignatura de instrumento. El 76 % lo afirma claramente; el 16 % manifiesta estudiar la improvisación a veces, y sólo un 8 % declara no estudiar improvisación en la asignatura de instrumento.

Pregunta nº 7: Entre las asignaturas del currículo (sin contar la instrumental de la especialidad) ¿Cuál es la más valorada por sus contenidos o metodología?


      Un 32 % del alumnado se decanta por la asignatura de conjunto como la más valorada por sus contenidos o metodología. Esta pregunta nos ha ofrecido una nueva perspectiva al dejar más libertad al encuestado para elegir la respuesta; de este modo, nos hemos encontrado con un nuevo aspecto que no habíamos tenido en cuenta. Al preguntar por la asignatura más valorada del currículo, el estudiante ha tenido la opción de escribir el nombre de la asignatura que a su juicio le parece más interesante; entre todo el alumnado encuestado se han registrado hasta diez asignaturas distintas. De este hecho puede destacarse, además, que hay otras asignaturas del currículo que no han sido nombradas por los encuestados.

Pregunta nº 8: ¿Le gustaría dedicarse profesionalmente a la música en alguna de sus facetas?
De los 25 estudiantes encuestados, 24 manifiestan que les gustaría dedicarse profesionalmente a la música (un 96 % de la muestra), sólo 1 alumno contesta que no sabe si le gustaría dedicarse profesionalmente a la música. 

Pregunta nº 9, dirigida a estudiantes de las Enseñanzas Profesionales: ¿Piensa cursar estudios superiores de música?


     Los resultados confirman que a un 73 % de los estudiantes de bajo eléctrico y guitarra eléctrica de los conservatorios profesionales canarios le gustaría cursar estudios superiores de música, el 20 % no está seguro aún y, por último, sólo un 7 % asegura no tener intención de cursar estudios superiores de música. En base a nuestra observación, es previsible un aumento de las solicitudes de acceso a la enseñanza superior en ámbito del jazz y la música moderna en los próximos cursos.

Pregunta nº 10: ¿Elegiría centros privados si estos ofertaran enseñanzas profesionales o superiores de música con validez académica?



      La mayoría de los estudiantes (el 68 %) señala su preferencia por centros privados sólo en el caso de que los precios no sean mucho más elevados. Se han estudiado posibles diferencias de opinión entre el alumnado de los conservatorios profesionales y el alumnado del CSMC en relación con la pregunta, el análisis de los datos nos indica que 8 de los 10 alumnos del CSMC señalan la opción mayoritaria condicionada por los precios; uno opina no tener dudas en la preferencia por los centros privados, y otro estudiante opina que no elegiría centros privados. Entre el alumnado de los conservatorios profesionales, la opción mayoritaria ha sido señalada por el 60 % de los estudiantes; el 20 % señala no tener dudas en la preferencia por centros privados y el 20 % restante opina que no elegiría los centros privados.


Pregunta nº 11: ¿Cree que la enseñanza superior de música debe impartirse en las universidades? 
     El 56 % del total de la muestra opina que la enseñanza superior de música debe impartirse en las universidades; el 24 % opina que no, y el 20 % responde que no lo sabe. Al analizar la opinión del alumnado del CSMC por separado, se observan diferencias en los porcentajes; así, 7 de los 10 estudiantes del CSMC opina que la enseñanza superior de música debe impartirse en la Universidad; dos opinan que no y un solo estudiante manifiesta no estar seguro.

Pregunta nº 12: ¿Qué importancia le da a la titulación musical con validez académica?


El 76 % del alumnado encuestado da mucha importancia a la titulación oficial, para el 24 % restante la titulación no es lo más importante. Hemos observado que no hay diferencias significativas entre la opinión del alumnado de los conservatorios profesionales y el alumnado del CSMC con relación a esta pregunta.


      Como último punto, se solicitó al alumnado escribir algún comentario con relación a los estudios de música. De los 25 estudiantes encuestados, 18 dejaron constancia de su opinión y 7 rehusaron opinar. A continuación se detalla la valoración hecha por los 18 estudiantes tal como fue redactada en el espacio destinado a ello en la encuesta.

1-    Consideraría ideal que fuera lo más cercana posible a la realidad profesional a la que vamos dirigidos y además desde el centro se buscaran que se crearan proyectos cuyo objetivo fuera aplicar lo trabajado durante el período de cuatro años en las respectivas enseñanzas superiores (interpretación, composición, pedagogía, musicología) y acercarnos al “mercado” (CSMC).
2-   Deberían estar las demás asignaturas más relacionadas con el jazz (CSMC).
3-   Que el plan de estudios sea igual al de otros conservatorios con el plan de estudios de jazz y música moderna. Que el itinerario de jazz y música moderna empiece desde el primer curso (CSMC).
4-   El hecho de que se nos facilite la opción de poder obtener una titulación superior en música con un instrumento como el bajo o la guitarra eléctrica sin tener que abandonar las islas es, cuanto menos, una excelente noticia para todos aquellos que queremos o de hecho ya hacemos de estos instrumentos nuestra forma de vida. Sin embargo, el plan de estudios (aunque totalmente válido, amparado en las normativas vigentes en el Estado Español), no es tan bueno. Un itinerario que comienza en el tercer año, una serie de asignaturas complementarias que no se corresponden con la idiosincrasia del instrumento, etc. hacen de este plan de estudios un despropósito a nivel interno, de centro, en lo que se conoce (si no me equivoco) como tercer nivel de concreción curricular. Pero no todo es de color negro, se vislumbra orden, con la llegada de excelentes docentes muy bien preparados que aportan mucho al alumnado (al menos en bajo eléctrico, guitarra eléctrica y piano jazz). Este año estoy terminando mi tercer curso de Bajo eléctrico y veo como hay un cambio a mejor si lo  comparo con el primero (que si no me equivoco fue el primero de la historia del centro). Espero que mediante presión del alumnado y sobre todo implicación a nivel del centro en este tema, poco a poco mejore mucho más hasta poder equipararse a los estudios que cualquiera pudiera realizar en centros como la ESMUC o el LICEU de Barcelona (CSMC).
5-    El plan de estudios aún es experimental, las asignaturas aún no están bien introducidas en el currículum. No existe una relación real entre asignaturas y horas de estudio (CSMC).
6-    El bajo eléctrico debería considerarse como un instrumento independiente no como un mero acompañante. Debería estudiarse en el superior ¡técnica específica del instrumento! y más estilos, no sólo jazz (CSMC).
7-    En el CSMC debe seguir implementándose la especialidad de Jazz y Música Moderna, completando el currículo para equipararlo al que se imparte en conservatorios superiores de Barcelona o Bilbao. Lo más urgente es disponer de profesor de batería (CSMC)
8-   Me gustaría que el conservatorio de la Comunidad Autónoma de Canarias tenga un plan de estudios de moderno adecuado a la normativa, no un experimento que no hay por donde cogerlo (CSMC).
9-    Para los de estudios modernos como es mi caso, nos faltan asignaturas más específicas y nos sobran otras. Las asignaturas de menores créditos dan un programa muy superior a lo que se debería, lo que resta mucho tiempo para otras (CSMC).
10- Que se cree un departamento de música moderna en el que se pueda orientar a los alumnos, además de la implantación de asignaturas enfocadas a éste, ya que beneficiaría a todo el mundo, tanto profesores como alumnos (CPM).
11- Deberían estar gestionados por músicos desde la Consejería de Educación, siendo tratados como una enseñanza diferenciada notoriamente de las demás (CPM).
12- Sería interesante que el currículo se adapte cien por cien al itinerario elegido, por ejemplo: piano complementario para guitarra eléctrica, en itinerario moderno (CPM).
13- Creo que lo más importante que debería ofrecer la educación de los conservatorios es un puente para que el alumno pueda empezar una vida laboral musicalmente, que todo no solo se quede en enseñanzas como asignaturas, ni más ni menos, además de formalizar las enseñanzas de una nueva manera reglada que verdaderamente aporte verdaderas enseñanzas, recursos y herramientas para el músico; además de una titulación debidamente reglada y aprobada por todos los organismos públicos y privados necesarios (CPM).
14- Muy satisfactorios, entretenidos e instructivos (CPM).
15- Sería positivo incluir en conjunto más instrumentos como batería principalmente, vientos-solistas, piano, etc. para lo cual, debería ser una formación más especializada y que abarcaría más instrumentos (CPM).
16- Asignaturas acorde con lo que se estudia y requiere en el mundo laboral (CPM).
17- Menos clases de piano, se centran mucho en ese instrumento (CPM).
18- Desarrollar y promover un plan de estudios que se ajuste a las competencias que busca el alumnado de música moderna (CPM).


      A partir de la información obtenida de la opinión libre hemos podido comprobar cómo el alumnado de bajo eléctrico y guitarra eléctrica de los conservatorios canarios señala, en alguna medida, la idea de desconexión entre las enseñanzas recibidas y la realidad profesional. Igualmente señala la necesidad de la inclusión de la especialidad de batería, una idea también compartida por el profesorado vinculado a la enseñanza de la música moderna. Los estudiantes de los conservatorios profesionales parecen más preocupados por el desarrollo, la mejora del currículo y la gestión de las enseñanzas. Por su parte, el alumnado del CSMC manifiesta, en mayor medida, su desencanto por el plan de estudios asignado; echa en falta contenidos más relacionados con el jazz; alega dedicar mucho tiempo de estudio a determinadas asignaturas que no considera tan importantes, y muestra cierta preocupación por la falta de una formación común (a nivel estatal) en jazz y música moderna.