jueves, 5 de julio de 2018

Batería y Percusión de la Música Moderna de las Enseñanzas Profesionales


Este artículo es la presentación, en este blog, de una de las más recientes propuestas de los departamentos de música moderna de los conservatorios públicos de Canarias. Nos referimos al proyecto de solicitud de creación de una nueva especialidad para las Enseñanzas Profesionales de Música.

Las especialidades instrumentales de Bajo eléctrico y de Guitarra eléctrica se implantaron en los conservatorios profesionales de música de Tenerife y de Las Palmas de Gran Canaria, al inicio del curso 2008-2009 al amparo del Decreto 364/2007, de 2 de Octubre (Canarias fue la primera Comunidad en incorporar la enseñanza oficial de estos nuevos instrumentos en sus conservatorios de titularidad pública). Sin embargo, el desarrollo de las enseñanzas vinculadas a estas nuevas especialidades instrumentales vinculadas a las músicas actuales no ha ido mucho más allá —en estos diez años desde su implantación— de lo establecido en el Decreto 364/2007 a pesar de la petición del profesorado vinculado al área de la música moderna de los conservatorios profesionales de Gran Canaria y de Tenerife en relación con la necesidad de incluir en el currículo la especialidad de Batería o , al menos, la contratación de un profesor asistente especialista en este importante instrumento para establecer agrupaciones de conjunto instrumental pertinentes en el ámbito de las músicas modernas.

       La batería es un instrumento que nació y se desarrolló con la música de jazz. La invención de los pedales, a principios del siglo XX, permitió la ejecución musical con los pies; de este modo, los percusionistas comenzaron a dejar de lado el estilo predominante de la época y, como consecuencia, el instrumento se vio envuelto en un torbellino de creatividad de la mano de destacados referentes de la historia más reciente de la música. A partir de la década de 1920, el baterista abandonó su función primitiva de “metrónomo humano” para convertirse en solista de pleno derecho. La batería, como conjunto de elementos de percusión, ha conseguido encontrar su lugar dentro de las diferentes estéticas y adaptarse a las exigencias estilísticas. En palabras del destacado escritor, especialista en la historia de la música de jazz, Joachim E. Berendt, “el beat de  un baterista de jazz no es un efecto. Crea el espacio en el que la música ˝ocurre˝; el suceso musical carece de sentido si no es constantemente posible ˝medirlo˝ con el beat  de un baterista con swing”, y añade: “Este ritmo fundamental constituye el factor del  orden: según él se ordena el fenómeno musical. Lo proporciona el baterista (…)”. Se  puede afirmar que la batería, después de su primer siglo de vida, destaca como instrumento con identidad y voz propia, y contribuye —gracias a las innovadoras aportaciones de sus grandes referentes— al desarrollo del jazz y de la música moderna.

Actualmente, la enseñanza de este instrumento, vinculado a la música moderna, está reconocida en muchas escuelas y conservatorios de todo el mundo; sin embargo, como citamos en párrafos anteriores, la especialidad de Batería no está actualmente implantada en los Conservatorios Profesionales de Música de titularidad pública Españoles.

La ausencia de una especialidad de Batería, en las enseñanzas profesionales de música, plantea inconvenientes al desarrollo de la asignatura de Conjunto instrumental dirigida al alumnado de música moderna; en este sentido, el problema viene dado porque no se incorpora al conjunto uno de los elementos indispensables para el desarrollo de su repertorio. Tampoco se ofrece al instrumentista de batería una formación profesional que comparta los mismos objetivos generales de las enseñanzas profesionales ni la posibilidad de obtener un título profesional en el que conste esta especialidad. Para el estudiante de batería, la única posibilidad académica conducente a titulación está en la enseñanza superior de música.

En algunos centros de estudios que integran conservatorio (de enseñanzas regladas) y escuela de música (estudios no conducentes a titulación) es posible una interacción del alumnado de bajo eléctrico y de guitarra eléctrica, de enseñanzas profesionales, con los estudiantes de batería matriculados en la escuela de música; en estos casos, aunque los estudiantes de batería no obtengan la titulación profesional, este alumnado comparte un mismo espacio físico —y flexible en un sentido didáctico— que posibilita conformar agrupaciones pertinentes y el necesario intercambio de experiencias entre los miembros de las distintas especialidades, con funciones diferenciadas dentro del conjunto.

En los últimos años, algunos de los conservatorios superiores españoles, entre los que se encuentra el Conservatorio Superior de Música de Canarias —así como otros centros superiores de música de gestión privada—, han ofertado nuevos planes de estudio relacionados con la música moderna y el jazz con la finalidad de dar cabida a las preferencias que por esta especialización musical ha mostrado un sector importante del colectivo de estudiantes de música. En estos centros pueden cursarse estudios de batería —en el ámbito (o itinerario) de jazz y música moderna— conducentes a una titulación superior equivalente a la titulación universitaria.  Se ha de tener en cuenta, además, la necesaria función preparatoria de las Enseñanzas Profesionales de Música de cara a los estudios superiores en el ámbito de la música moderna y el jazz.

Los conceptos y procedimientos del currículo de percusión de las Enseñanzas Profesionales de Música, en la actualidad, ofrecen garantías para una especialización como intérprete percusionista de orquesta sinfónica, banda de música o, incluso, como solista de marimba, timbales, vibráfono, etc., con un cierto dominio técnico de la batería y otros instrumentos de percusión complementarios, principalmente enfocado a lo demandado en el ámbito de la música clásica-contemporánea y tradicionalmente institucionalizada. Sin embargo, para un percusionista de nuestro tiempo existen muchas otras alternativas profesionales, vinculadas a la música moderna, en las que la batería está considerada el instrumento principal. Debemos señalar, por lo tanto, la importancia de integrar nuevos contenidos específicos para el perfil especializado del baterista de jazz y percusionista de la música moderna. El nuevo perfil especializado en la batería y la percusión de las músicas actuales está orientado hacia determinadas competencias como: ser capaces de desenvolverse profesionalmente, como baterista, en distintos tipos de formaciones musicales del ámbito de las denominadas músicas actuales y el jazz; ser capaces de identificar sus propias necesidades formativas y de organizar su propio aprendizaje con el suficiente grado de autonomía; haber adquirido conocimientos teóricos y prácticos relacionados con el repertorio jazzístico, los distintos estilos musicales, la armonía moderna y sus cifrados, y la improvisación jazzística.

Desde la perspectiva de un músico de jazz, se asume que un baterista —al igual que cualquier otro intérprete de este género— debe conocer los conceptos generales para la improvisación y ser capaz de realizar pasajes y solos improvisados en el lenguaje del jazz. Este conocimiento posibilitará el desarrollo de un discurso musical coherente en sus solos y, además, el buen entendimiento de la improvisación que realizan los otros músicos del conjunto. La batería no está considerada como instrumento polifónico, aunque sus elementos se afinen conformando determinados intervalos —y sea posible la ejecución simultánea de los mismos—; sin embargo, en el desarrollo de sus solos comparte los mismos principios y conceptos de improvisación comunes a cualquier otro instrumento de la música moderna; por lo tanto, entendemos que la materia de Improvisación debe estar incluida en las enseñanzas de la batería al igual que lo está en el currículo de las especialidades de Bajo eléctrico y de Guitarra eléctrica.

La gran importancia que tiene la especialidad de Batería y Percusión de la Música Moderna para la organización didáctica y el adecuado desarrollo de las enseñanzas de los instrumentos del ámbito de la música moderna (bajo eléctrico y guitarra eléctrica), incorporados a la oferta de especialidades de las enseñanzas profesionales en Canarias en el curso 2008-2009, compromete a los miembros de los departamentos de música moderna de los conservatorios profesionales de música de Las Palmas de Gran Canaria y de Tenerife a reiterar la recomendación de que se promueva la creación de la especialidad de Batería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario